Jesús González Espartero

El día a día desde Rivas Vaciamadrid

Cinismo e Hipocresía — 11 diciembre, 2013

Cinismo e Hipocresía

El pasado Pleno Municipal del mes de octubre, el Grupo Municipal Popular llevó al mismo una moción para la reprobación de un concejal de IU, al ser este concejal sorprendido por una patrulla de la Policía Local cuando conducía su vehículo sin carnet y cuya retirada le fue impuesta hace unos meses, por otra sanción.

Como decíamos en la moción, considerábamos que un error humano no desmerecía una trayectoria política, pero una conducta reincidente y el quebrantamiento de una sanción impuesta anteriormente, no era ejemplar para la visión que deben de tener los vecinos de un cargo público, y totalmente impropia de un miembro del equipo de gobierno municipal.

Son hechos constitutivos de un delito contra la Seguridad Vial los que llevaron a este Grupo Municipal a la reprobación de este concejal y a exigir la dimisión del mismo. Entendemos, que este tipo de actos generan alarma social y que un miembro del gobierno municipal no debe de comportarse de forma temeraria e irresponsable. En definitiva, que ningún cargo público debe de tener privilegios por serlo.

Señalamos casos similares en los que nuestros adversarios políticos, ante hechos de parecida gravedad, habían pedido la dimisión de alcaldes, concejales y diputados regionales; sin haberse producido una condena jurídica por la simple imputación en un delito.

El Partido Popular defiende que las actuaciones de los responsables políticos, más aún si regentan cargos públicos, debe de regirse por la máxima transparencia y honestidad, y que si alguno de ellos es imputado, se le debe apartar momentáneamente y por responsabilidad política, de los cargos públicos que ocupa, hasta que se aclare el proceso judicial. Así lo entendían también nuestros adversarios en otros ayuntamientos y parlamentos regionales, salvo en el de Rivas Vaciamadrid.

No entendemos el ejercicio de falta de coherencia y responsabilidad de todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, al votar en contra de esta moción del Grupo Municipal Popular. El Partido Popular está harto de que existan dos varas de medir, y que la severidad que se exige para el adversario político se convierte en dulce defensa para el compañero de partido.

Anuncios
Por una mejor gestión municipal — 17 julio, 2013

Por una mejor gestión municipal

En los últimos tiempos siempre que se habla de gestión municipal es para hacerla más cercana a los vecinos, eficaz y transparente. Esta crisis nos ha enseñado a no malgastar los recursos de todos, a priorizar los gastos necesarios y dejar a un lado aquellas políticas derrochadoras de otros tiempos. A la fuerza hemos tenido que aprender que se pueden dar servicios públicos de buena calidad sin necesidad de despilfarrar.

Todas las administraciones han tenido que hacer un plan de saneamiento que conjugase los recursos disponibles con las obligaciones hacia los ciudadanos, no ha sido del agrado de nadie, pero era imprescindible llevarlo a cabo con celeridad, eficiencia, determinación, análisis y diligencia.

El Partido Popular ha sido criticado por ello, y sabemos que a nadie le gusta hacer cambios con sacrificios presentes, pero que determinarán el progreso de nuestro porvenir. Europa y otros organismos internacionales han avisado una y otra vez que era preceptiva su realización. Otros partidos políticos clamaban irresponsablemente que no se pagase la deuda, como si todo fuese un juego, un malabarismo de voluntades.

Nuestro Ayuntamiento también ha tenido que ponerse las pilas y ajustar gastos con respecto a sus ingresos, no hay otra forma de no aumentar una deuda que ya asfixia económicamente nuestro consistorio. Por ejemplo, hay una propuesta de externalización de los servicios energéticos del alumbrado público exterior de nuestra ciudad. No nos parece mal, al revés, apoyamos la iniciativa, pero nos sorprende que siempre que lo haga el Partido Popular es porque desmantelamos la administración pública, y si los hace IU es un simple contrato de colaboración público-privado.

Tememos que aprender a desmantelar de nuestra vida política todas aquellas falsedades basadas en la propaganda más trasnochada. Nuestra democracia saldrá reforzada si realmente llamamos a las cosas por su nombre; la misma entidad no puede ser buena para mí y malísima para mi contrincante político. No es de recibo que a base de divulgaciones insidiosas y propias de épocas donde había menos información, se justifiquen proyectos políticos que se dejan la seriedad en la doblez de sus actos.

Repito, no me parece mal que haya contratos de colaboración entre empresas públicas y privadas, siempre que de ello resulte un ahorro de costes y se den unos servicios de calidad para todos los habitantes del municipio. Nosotros no disimulamos y los realizamos en muchos de los ayuntamientos gobernados por el Partido Popular, buscando únicamente una mejor gestión de los recursos municipales, o lo que es lo mismo, lo mejor para todos los ciudadanos. 

El progreso como renovación — 29 mayo, 2013

El progreso como renovación

Me ha gustado siempre pensar que el progreso se consigue construyendo un futuro mejor, sin mirar con añoranza al pasado, sino todo lo contrario, superándolo y progresando con ello.

Me deja atónito el hecho de que muchos líderes políticos se apoyen en el pasado como su mejor futuro, cortos de miras y desconocedores de nuestra historia más reciente, se agarran a la demagogia de otro tiempo que pudo ser mejor pero sólo fue nefasto. No entiendo como muchos creen en el progreso como una vuelta atrás, como una repetición de los grandes errores políticos del siglo XX. De lo que estoy seguro es que la historia debe servir para evitar los peores acontecimientos. Inspirémonos en  ella para construir un futuro mejor.

No quiero decir que no sea importante conocer la historia para comprender nuestros errores, para saber de ellos y nunca caer en los mismos, pero me cuesta entender como muchos políticos sólo encuentran en la añoranza de un mundo idílico, que nunca se materializó perfecto, nuestro porvenir. La historia como testigo del pasado, aviso del presente y, sobre todo, advertencia del futuro, no es ni más ni menos que una clara visión de que el progreso sólo se puede construir desde los cimientos del pasado.

El liderazgo que necesitamos en estos momentos debe evitar el egoísmo       corto-plazista, de los que pescan con las redes del populismo, podemos construir una sociedad mejor para nuestros hijos.

¿De verdad queremos para nuestros hijos el dramático pasado de nuestros abuelos? Opino que la mejor sociedad que podemos dejar a nuestros hijos pasa por la transformación de la que vivimos, y considero que siempre fue doloroso el cambio, pero necesario para nuestro progreso.

Si actuamos sólo pensando en el egoísmo de nuestro presente dejaremos a nuestros hijos una mala herencia. Por el contrario, si miramos al presente con esfuerzo, dedicación y sacrificio, levantaremos para nuestros hijos un futuro mejor que el que recibimos de nuestros padres y consecuentemente progresaremos.

Nosotros no queremos mirar atrás, sino edificar un futuro mejor y adecuar nuestro presente para conseguirlo. El verdadero progreso requiere renovación, cambio, transformación e innovación; es la mejor herencia que dejaremos a nuestros hijos.

Para no olvidar, el Gobierno de IU Rivas en 2012 — 21 enero, 2013

Para no olvidar, el Gobierno de IU Rivas en 2012

Siempre que acaba un año es nuestra obligación y responsabilidad como oposición el hacer un balance sobre todo lo acontecido en nuestra ciudad Rivas durante el año 2012, con dos principales propósitos, el primero es que quede escrito para que nadie se lleve a engaño, el segundo es dar un tirón de orejas al gobierno de nuestro consistorio y ponerles los pies en tierra para hacerles ver la realidad de su gestión.

Mi primera queja se debe a la falta real de colaboración del gobierno de IU Rivas con todos los partidos políticos de la oposición. Pleno tras Pleno nos damos cuenta de que todas nuestras propuestas son desoídas y ninguneadas por un Gobierno Municipal que no es capaz de bajar a la arena política, más allá de ideologías, y llegar a pactos que sean eficaces y de sentido común para el bien de los ripenses. El Grupo Municipal Popular ha demostrado a los vecinos que somos capaces de aprobar propuestas del gobierno que lleven esa dirección, y cuya finalidad, más allá de ideas de uno u otro signo, mejoren la vida de todos los ciudadanos de Rivas Vaciamadrid.

El Partido Popular de Rivas Vaciamadrid lo ha dicho una y mil veces, se debe de prescindir del gasto que generan desde la revista municipal hasta los múltiples eventos municipales, tales como la Semana de la Juventud, la Fiesta de la Bicicleta, la Fiesta Educación Pública, etc, que la gran mayoría de ellos sólo busca la propaganda fácil. Al mismo tiempo, no parece lógico que habiendo en torno a unos 1.000 empleados públicos (trabajadores a los que se les va a bajar el salario), este Gobierno Municipal se gaste en torno a 7 millones de euros en externalizar la gestión de la EMV. Es irresponsable, que se plantee un VI Plan de Vivienda cuando ha habido y hay importantes dificultades para la venta de viviendas del V Plan. El Gobierno Municipal nos indica que hay demanda de viviendas, pero luego no consigue venderlas, por lo que construyen más de las que realmente se compran, repercutiendo en todos los vecinos su mala gestión. Así mismo, consideramos que es una falta del sentido de la realidad que este Ayuntamiento se esté empecinando en la construcción de la Ciudad Deportiva con un coste de 25 millones de euros, aproximadamente. Por supuesto, que, desde el Partido Popular, siempre hemos estado con el deporte pero creemos que no a costa de los salario de los trabajadores y sobre todo, en estos momentos de crisis.

Tenemos que asignar los recursos públicos disponibles a las auténticas prioridades de nuestro municipio. No podemos engañarnos a nosotros mismos, continuamente, en la elaboración de unos presupuestos cuyos ingresos no se correspondan ni de lejos con la realidad; y cuyos gastos siempre son superiores a los presupuestados. No podemos hacer más grande año tras año los gastos municipales, duplicando servicios que en la mayoría de las ocasiones son “políticamente interesados”. Tenemos que tener bien claras cuáles son las competencias municipales, no podemos permitirnos una duplicidad de servicios y derroches de todo tipo basados en la confrontación política permanente con otras administraciones, que sospechosamente, siempre tienen un color político diferente al que realiza las duplicidades.

 Otro achaque es que a la izquierda en Rivas no le gusta gobernar Rivas, a cambio siempre son otros, el Gobierno de la Nación o el de la Comunidad de Madrid los responsables de todo mal que aflige a nuestra ciudad. ¿Cuándo se harán ustedes gestores del municipio que gobiernan? Dejen de mirar hacia otro lado y dedíquense a administrar nuestra ciudad abandonada a la inacción ejecutiva por la continua acción propagandística.

 Esperemos que el año 2013 traiga a nuestro municipio más sentido común y menos irresponsabilidad, comunicación y no palabrería, Política en mayúsculas sin partidismos, gestión eficaz y no propagandística, responsabilidad sobre los actos propios y en definitiva, que todos los ripenses salgamos beneficiados del cambio. Estoy convencido de que el Partido Popular de Rivas Vaciamadrid es la verdadera alternativa de gobierno para solucionar los problemas que a día de hoy sufre nuestra ciudad, y que con el paso del tiempo no sólo no se solucionan, sino que se agravan. Queremos gobernar Rivas teniendo en cuenta que nuestros principios son la verdad, para que nuestros actos sean conforme a lo que sentimos; la transparencia para que todos veamos con claridad y sin ambigüedad la realidad; y la honestidad para llevar la decencia a las instituciones públicas y gobernar por el bien común.

Liderazgo Positivo — 5 diciembre, 2012

Liderazgo Positivo

Hablamos de liderazgo cuando un grupo social o político toma las riendas de un proyecto, se responsabilizan ante los ciudadanos del mismo, y dirigen las políticas adecuadas para la consecución de su programa. Hemos vivido en Rivas más de veinte años de gobierno de izquierda.

Los gobiernos de IU y PSOE recogieron sus frutos, mucho dinero llenó las arcas de nuestro municipio en momentos de bonanza, y el liderazgo que ejercieron correspondía a los usos que hicieron de los múltiples recursos de los que disponían. Lo que queda claro es que el fácil gobernar con la caja llena, así cualquiera, uno puede permitirse el lujo hasta de gastar lo que no tiene.

Hoy en día nos encontramos con que IU ejerce un liderazgo negativo, la crisis les ha pillado desnortados, y sin saber qué rumbo deben de tomar sus políticas, las del día a día, las que tienen que ver con nuestra ciudad, y prefieren una y otra vez enfangar el terreno de juego, pensando en un futuro rédito electoral.

Es un liderazgo negativo el que se aprovecha de situaciones complejas para que pase desapercibida su responsabilidad. Siempre son otros los culpables de la situación a la que hemos llegado, y a falta de imaginación y buenos gestores.

Es liderazgo negativo cuando en vez de responsabilizarse de sus actos y entender que los cambios deben realizarse, prefieren que sean otros los que se mojen; mientras ellos siguen la máxima de “a río revuelto ganancia de pescadores”. Lo es cuando Pleno tras Pleno se hacen mociones más propias del Grupo de IU en la Asamblea de Madrid o en el Congreso de los Diputados, pero sin sentido en nuestro Ayuntamiento, y sobre todo, obviando hablar de lo que realmente interesa: Rivas Vaciamadrid.

Creo que es el momento de caminos positivos, de preocuparnos realmente del municipio por el que hemos sido votados, que trabajemos por el bien de todos los ripenses y que no se dediquen a hacer oposición a la oposición; que sean responsables de sus actos, capaces de construir, sobre todo en momentos de crisis, y no únicamente en destruir y oponerse a todo.

Pienso que es malo para nuestra ciudad el que continuamente se confunda a los ripenses sobre la política que se realiza en Rivas. No se basa en políticas concretas, sino en las políticas de otros, las de la Comunidad y el Gobierno de España, con críticas destructivas que nunca explican cómo lo harían ellos, ni cómo lo hacen ellos en donde gobiernan: Rivas. Claro, ellos no lo hacen y por eso se ven en la tesitura de siempre hablar de los otros, y cuando lo hacen es únicamente de forma publicitaria. Lo dicho, nuestro municipio está más necesitado que nunca de posturas positivas.

Formas de hacer política — 26 noviembre, 2012

Formas de hacer política

Estamos viviendo en los Plenos Municipales de esta legislatura situaciones que pueden calificarse de surrealistas. Mientras el gobierno de IU no llega a ningún acuerdo con los sindicatos para firmar el convenio de los trabajadores municipales, presentan junto al PSOE en el último Pleno de octubre una moción conjunta a favor de la huelga general del día 14 de noviembre.

Ya venimos criticando en nuestros comunicados que el gobierno de IU no hace otra cosa que echar balones fuera y no dedicarse a lo que realmente le compete: la solución de los problemas de Rivas, nuestra ciudad. Prefieren siempre culpabilizar a otros de todos los males del mundo, olvidando sus responsabilidades de gobierno y sobre todo, desviando la atención a la ciudadanía sobre sus obligaciones.

Lo realmente surrealista que vivimos fue la discusión que mantuvieron para saber quién era más de izquierdas, culpabilizando, al igual que lo hicimos nosotros, IU al PSOE de la situación actual que atraviesa España. Mientras discutían acaloradamente quién representa a la verdadera izquierda, todos los presentes nos preguntábamos que Grupo Municipal de izquierdas se había tenido que tapar más las narices a la hora de llevar la moción al Pleno.

Desde el Grupo Municipal Popular entendemos que es hora de trabajar todos por el bien común de Rivas. La situación es complicadísima a nivel nacional, y ahora más que nunca la ciudadanía tiene que vernos unidos para solucionar las dificultades que a todos nos competen. No es la primera vez que hablo en estas líneas de que es hora de buscar los puntos que nos unen y no los que nos separan. Sólo saldremos de ésta crisis si somos todos capaces de trabajar conjuntamente para hacer una España mejor, y reformar coherentemente todo lo que no funcione; no por nosotros, sino por el bien de las generaciones futuras.

Mientras la izquierda sólo busca la división y siempre con la finalidad de sacar un provecho electoral de sus planteamientos; pienso que es hora de arrimar el hombro, de hacernos partícipes de la confianza que nos dieron los ripenses, y de poner sobre la mesa y negociar lo que convenga, no para el beneficio una parte del electorado de nuestra ciudad, sino para el conjunto de la misma.

Creo que es momento de pensar a lo grande, y dejar las discusiones de patio de colegio para momentos mejores; nosotros, el Grupo Municipal Popular de Rivas estamos en otra línea y queremos trabajar por y para todos los vecinos. No nos gustaría que los Plenos Municipales se convirtieran en el lugar dónde cada uno mira su ombligo y defiende sin sonrojo: “nosotros somos más de izquierdas que vosotros”, sino el lugar de encuentro de los responsables políticos que representan a ciudadanos con problemas reales.

Una izquierda desnortada tiene la responsabilidad de tomarse en serio los problemas de los ripenses, y no ser el impedimento de la solución de los mismos. Nos tendrán a su lado, siempre y cuando se dediquen a gobernar con eficacia y coherencia la ciudad que gobiernan, Rivas; y dejen de dar bochornosos espectáculos a los ripenses sobre el pedigrí de su ideología. 

Hablamos de democracia — 21 octubre, 2012

Hablamos de democracia

Vivimos tiempos convulsos, tanto en lo económico como en lo social; y la política no deja de ser una de las instituciones peor valoradas por los ciudadanos. Muchos achacan a nuestro joven sistema democrático los fallos sistémicos que arrastra, se habla de ello en los periódicos, en las tertulias radiofónicas, en los bares y cafés; pero es preferible reconocer el problema que ignorarlo.

Muchos éramos muy jóvenes cuando acabó la Dictadura, se nos llama Generación de la Democracia, por ser éste el único sistema que conocemos, y aunque con imperfecciones es el mejor posible. Nuestra transición giró hacia unos valores como la concordia, la participación, la convivencia, la cesión, el encuentro, el diálogo, el pluralismo, la moderación, la tolerancia…, valores que unían a los españoles en marcha hacia un objetivo común, el hacer de España el país moderno y democrático que hoy conocemos.

Se perdonaron odios y rencores, no hubo vencedores ni vencidos, todos perdimos durante 40 años, y nos pusimos manos a la obra para encontrarnos en lo que nos une, no en lo que nos separa. Fue posible nuestra democracia gracias a la sensatez, el sacrificio, y la templanza de unos políticos que vieron más allá de su mandato, y como estadistas hicieron lo que debían hacer no por su bien, sino para el de las generaciones futuras.

En los momentos de crisis es cuando se conoce realmente a las personas, también a las sociedades, y debemos evitar el hacernos partícipes de un “guerracivilismo” que ya superamos y recuperar y ensalzar aquellos valores que nos han traído más de treinta años de paz, prosperidad e ilusión. No podemos dejarnos superar por las circunstancias.

Vengo observando desde hace un tiempo lo fácil que es apoyar a movimientos o causas movidos por una “bondad infinita”, que nos elogia como personas pero que políticamente no deja de ser un brindis sin consecuencias. Todos queremos el bien, todos deseamos lo mejor, todos confraternizamos con aquellos sucesos que nos mueven a la compasión, a la solidaridad, a la ayuda.

Se nos llena la boca con palabras grandilocuentes como libertad, justicia, solidaridad y miramos al horizonte, sin darnos cuenta que a nuestro lado tenemos dolor, sufrimiento y aflicción. Queremos solucionar los problemas de otros países y no somos capaces de solucionar los nuestros propios; ¿no es una contradicción?

Hablamos de democracia cuando permitimos la opinión ajena, no se puede criticar a unos ciudadanos por expresar libremente sus ideas, la democracia es tolerar la opinión contraria e incluso defenderla si se expresa libremente: sin ambages, sin titubeos, sin fisuras. Hablamos de democracia cuando amparamos que otros no opinen como nosotros, y defendemos su libre expresión sin violencias, sin chantajes, sin miedo. Hablamos de democracia cuando pensamos que las nuestras no son las únicas ideas, ni se fundamentan en la verdad más absoluta.