Siempre que acaba un año es nuestra obligación y responsabilidad como oposición el hacer un balance sobre todo lo acontecido en nuestra ciudad Rivas durante el año 2012, con dos principales propósitos, el primero es que quede escrito para que nadie se lleve a engaño, el segundo es dar un tirón de orejas al gobierno de nuestro consistorio y ponerles los pies en tierra para hacerles ver la realidad de su gestión.

Mi primera queja se debe a la falta real de colaboración del gobierno de IU Rivas con todos los partidos políticos de la oposición. Pleno tras Pleno nos damos cuenta de que todas nuestras propuestas son desoídas y ninguneadas por un Gobierno Municipal que no es capaz de bajar a la arena política, más allá de ideologías, y llegar a pactos que sean eficaces y de sentido común para el bien de los ripenses. El Grupo Municipal Popular ha demostrado a los vecinos que somos capaces de aprobar propuestas del gobierno que lleven esa dirección, y cuya finalidad, más allá de ideas de uno u otro signo, mejoren la vida de todos los ciudadanos de Rivas Vaciamadrid.

El Partido Popular de Rivas Vaciamadrid lo ha dicho una y mil veces, se debe de prescindir del gasto que generan desde la revista municipal hasta los múltiples eventos municipales, tales como la Semana de la Juventud, la Fiesta de la Bicicleta, la Fiesta Educación Pública, etc, que la gran mayoría de ellos sólo busca la propaganda fácil. Al mismo tiempo, no parece lógico que habiendo en torno a unos 1.000 empleados públicos (trabajadores a los que se les va a bajar el salario), este Gobierno Municipal se gaste en torno a 7 millones de euros en externalizar la gestión de la EMV. Es irresponsable, que se plantee un VI Plan de Vivienda cuando ha habido y hay importantes dificultades para la venta de viviendas del V Plan. El Gobierno Municipal nos indica que hay demanda de viviendas, pero luego no consigue venderlas, por lo que construyen más de las que realmente se compran, repercutiendo en todos los vecinos su mala gestión. Así mismo, consideramos que es una falta del sentido de la realidad que este Ayuntamiento se esté empecinando en la construcción de la Ciudad Deportiva con un coste de 25 millones de euros, aproximadamente. Por supuesto, que, desde el Partido Popular, siempre hemos estado con el deporte pero creemos que no a costa de los salario de los trabajadores y sobre todo, en estos momentos de crisis.

Tenemos que asignar los recursos públicos disponibles a las auténticas prioridades de nuestro municipio. No podemos engañarnos a nosotros mismos, continuamente, en la elaboración de unos presupuestos cuyos ingresos no se correspondan ni de lejos con la realidad; y cuyos gastos siempre son superiores a los presupuestados. No podemos hacer más grande año tras año los gastos municipales, duplicando servicios que en la mayoría de las ocasiones son “políticamente interesados”. Tenemos que tener bien claras cuáles son las competencias municipales, no podemos permitirnos una duplicidad de servicios y derroches de todo tipo basados en la confrontación política permanente con otras administraciones, que sospechosamente, siempre tienen un color político diferente al que realiza las duplicidades.

 Otro achaque es que a la izquierda en Rivas no le gusta gobernar Rivas, a cambio siempre son otros, el Gobierno de la Nación o el de la Comunidad de Madrid los responsables de todo mal que aflige a nuestra ciudad. ¿Cuándo se harán ustedes gestores del municipio que gobiernan? Dejen de mirar hacia otro lado y dedíquense a administrar nuestra ciudad abandonada a la inacción ejecutiva por la continua acción propagandística.

 Esperemos que el año 2013 traiga a nuestro municipio más sentido común y menos irresponsabilidad, comunicación y no palabrería, Política en mayúsculas sin partidismos, gestión eficaz y no propagandística, responsabilidad sobre los actos propios y en definitiva, que todos los ripenses salgamos beneficiados del cambio. Estoy convencido de que el Partido Popular de Rivas Vaciamadrid es la verdadera alternativa de gobierno para solucionar los problemas que a día de hoy sufre nuestra ciudad, y que con el paso del tiempo no sólo no se solucionan, sino que se agravan. Queremos gobernar Rivas teniendo en cuenta que nuestros principios son la verdad, para que nuestros actos sean conforme a lo que sentimos; la transparencia para que todos veamos con claridad y sin ambigüedad la realidad; y la honestidad para llevar la decencia a las instituciones públicas y gobernar por el bien común.

Anuncios